Geolocalización para prevenir el fraude en transacciones móviles y en banca electrónica

La forma de fraude de más rápido crecimiento en el mundo, en línea o fuera de ella, es el phishing: la técnica de utilizar correos electrónicos falsificados y sitios web falsos para engañar a los usuarios para que entreguen datos personales que pueden usarse para robar sus identidades y acceder a sus cuentas. Los correos electrónicos, que parecen provenir de compañías confiables, llevan a los destinatarios a réplicas sorprendentemente realistas de sitios web conocidos, donde se les solicita números de tarjetas de crédito y cuentas bancarias, contraseñas y números de seguridad social.

El compromiso con la prevención del robo de identidad es ahora un imperativo comercial absoluto para todas las instituciones financieras, no solo por razones de seguridad, sino también para la retención de clientes. En una encuesta reciente de Unisys, el 78% de los encuestados responsabilizó a sus bancos de prevenir el fraude, y la mitad dijo que cambiarían de banco si un competidor ofreciera protecciones más fuertes. Los proveedores de servicios financieros sabios se están comprometiendo con medidas de seguridad más estrictas y con esfuerzos de educación del cliente para prevenir el robo de identidad y las violaciones de cuentas.

Las empresas financieras en línea se enfrentan a otras amenazas además del phishing, en particular los esquemas de fraude de tarjetas de crédito y aplicaciones. Muchos bancos se han visto abrumados por aplicaciones fraudulentas de tarjetas de crédito en línea que emplean datos de identidad robados; una vez aprobadas, las cuentas falsas pueden agotarse rápidamente con compras fraudulentas y adelantos en efectivo. Las solicitudes de préstamos e hipotecas en línea fraudulentas basadas en datos de identidad falsificados o robados se han utilizado para generar millones de dólares en préstamos incobrables. El Servicio Secreto llama al fraude crediticio “el robo bancario del futuro” porque los delincuentes ven los sistemas bancarios y de tarjetas como opciones fáciles.

Todas las amenazas mencionadas anteriormente están habilitadas por el velo geográfico de Internet: la institución objetivo a menudo no tiene datos verificables sobre la verdadera identidad o ubicación de un usuario que intenta acceder a una cuenta o enviar una solicitud de crédito en línea. El factor de riesgo geográfico en el fraude en línea es bien conocido desde 2002, cuando ClearCommerce identificó 15 naciones – encabezadas por Yugoslavia, Nigeria y Rumania – que produjeron alrededor del 60% de todas las transacciones fraudulentas. Los datos geográficos más específicos produjeron estadísticas aún más sorprendentes: el 25% de todas las transacciones de San Petersburgo, Rusia, fueron fraudulentas.

Una de las principales tendencias en el mercado actual es la prevención del fraude mediante un mecanismo conocido como detección de anomalías. Este mecanismo determina, de forma autónoma o con guía humana, una línea base de operaciones normales y configura una serie de alertas o alarmas por desviaciones de esta línea base.

Soluciones de fraude integradas con geolocalización

En las operaciones bancarias del mundo real, la información geográfica puede proporcionar pistas sobre un posible fraude: los cheques de fuera del estado invitan a un escrutinio adicional, al igual que una solicitud de crédito enviada por correo con una dirección en los EE. UU. Pero con un matasellos en el extranjero. La geolocalización proporciona el mismo tipo de datos para los servicios financieros en línea, que pueden ser de gran valor cuando ciertas ubicaciones son fuentes de fraude conocidas.

La solución de geolocalización de Sentinel es la principal tecnología en el mundo actual para determinar la ubicación física de los usuarios web en tiempo real. Desde el origen nacional hasta el nivel del código postal, puede hacer esto sin invadir la privacidad del usuario ni revelarse a los clientes, o estafadores, de ninguna manera. La herramienta de geolocalización de Sentine realiza esta función mapeando los 1.400 millones de direcciones IP asignables en Internet utilizando algoritmos patentados y una red mundial de servidores para producir datos que luego son procesados, analizados y mejorados por los analistas de geografía de red de Sentine. Con el tiempo, continuamos construyendo esta base de datos a través de comentarios e información para mejorar la calidad y precisión de los datos de geolocalización.

La solución de geolocalización de Sentinel proporciona esa información en tiempo real, por lo que un sitio web de servicios financieros puede señalar inmediatamente a los visitantes sospechosos desde puntos de origen de IP de alto riesgo en el extranjero o comparar la ubicación del usuario con la dirección de la cuenta a la que se accede. El sistema bancario en línea aplica una capa adicional de autenticación del cliente antes de permitir el acceso a la cuenta, lo que permite tanto a la empresa como a sus clientes hacer negocios con mayor confianza.

La solución también ofrece datos sofisticados de enrutamiento y red: identifica la ruta de Internet de la transacción, que al igual que la geografía puede ser un indicador de fraude importante.

La seguridad basada en la geolocalización y la protección de contenido digital agrega una capa de protección contra VPN y Proxies DNS. Esto crea un verdadero ecosistema de medios digitales que está protegido contra la geopiratería y el fraude basado en la ubicación. Nuestra solución de detección de proxy VPN / DNS líder en la industria se actualiza continuamente para proporcionar un acceso rápido y fácil a nuestra tecnología galardonada. Esto permite a las empresas FinTech utilizar las soluciones de Sentinel para seguir cumpliendo con las obligaciones de protección de contenido de la industria y las normativas.

La detección y prevención de fraudes han recorrido un largo camino y la geolocalización de IP ha contribuido significativamente a este desarrollo. Impulsa servicios basados en la ubicación que se han vuelto cruciales en diferentes sectores, no solo en tecnologías antifraude. El crecimiento de Internet de las cosas (IoT) requeriría que las organizaciones obtengan datos precisos sobre la ubicación del cliente, lo que catapultará aún más la geolocalización de IP a diferentes niveles y usos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *