La explosión del fraude online pospandemia: claves para entenderlo y armas para combatirlo

Hoy en día las compras Online y la gestión del dinero por medio de dispositivos móviles es una realidad a simple vista. La transformación digital que ya venía produciéndose desde antes de la Covid-19 estaba cambiando la manera de pagar las facturas, gestionar las finanzas o comprar entre los consumidores. La tecnología es una pieza clave en la transformación digital, teniendo en cuenta que las entidades han tenido que invertir en ella para prevenir fraudes y delitos financieros.  

Los estafadores encuentran en la identidad digital la llave maestra para cometer el fraude. Aunque, en parte, se trata de fraude en primera instancia (el infractor es el dueño de la identidad), es la estafa cometida por terceras personas la que mayor peso ha ganado en los últimos años. Pero ¿qué tipos de fraude se pueden encontrar? 

Tipos de fraude: 

  • Fraude con cuenta nueva 
  • Fraude por robo de cuentas 

Un informe de Mitek asegura que los dos tipos de fraude que más han aumentado en los últimos años son el fraude con cuenta nueva y el fraude por robo de cuentas. En el primer caso, los estafadores utilizan cada vez más identidades sintéticas para abrir cuentas nuevas. Se trata de identidades completamente falsas o un conjunto de información inventada, de identificación personal real o robada, o comparada en la dark web. 

Según GIACT, la empresa líder en detección de este tipo de estafas, los modelos utilizados para predecir el fraude de terceros al abrir una cuenta en servicios financieros no detectan el 85-95 % del fraude con identidades sintéticas. En los mercados online, el fraude por cuenta nueva se utiliza para comprar bienes o servicios utilizando tarjetas de pago robadas o cuentas para pagos personales. 

Para minimizar los posibles fraudes por cuenta nueva, el estudio de Mitek recomienda: 

  • Examinar y evaluar siempre toda la información recibida, es decir, que las empresas reduzcan su dependencia de la información de identificación personal estática, como el número de la seguridad social, en la creación de cuentas. 
  • Recurrir a la biometría, como la autenticación facial, para comprobar la identidad durante la incorporación. 
  • Adoptar nuevos modelos que puedan detectar identidades sintéticas. 

Fraude por robo de cuenta

Para los estafadores es mas fácil tener acceso a una cuenta ya creada que a una cuenta nueva, puesto que los datos ya están registrados, se ha establecido una confianza transaccional y puede ser menor el control contra el fraude y el el riesgo. 

En los servicios financieros, este tipo de estafa permite que los criminales utilicen el crédito del titular de la cuenta haciendo compras por internet con una tarjeta de pago o, incluso, solicitar un nuevo préstamo o línea de crédito, vender credenciales o realizar pagos personales a sí mismos. 

El fraude por robo de cuentas permite que los vendedores estafadores corrompan las listas de vendedores legítimos 

Como prevenir un robo de cuentas: 

Tener un nombre de usuario, claves de una forma segura y utilizar los mismos dispositivos siempre para realizar este tipo de transacciones. 

Utilizar datos biométricos físicos siempre que se pueda. 

Expandir los perfiles de usuario para realizar controles pasivos: la biométrica conductual, por ejemplo, la manera en la que el titular de la cuenta pulsa en su dispositivo y navega por páginas web, se utiliza para comparar lo que los usuarios están haciendo en tiempo real con lo que normalmente han hecho en el pasado. Información tomada del artículo de Zona Movilidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *