Fraude del CEO, espionaje corporativo, malware bancario son los fraudes mas usuales por estas épocas.

Estos nombres de fraude son muy usuales por estos días a raíz de la cuarentena sufrida a causa del Covid 19, se disparó en grandes cantidades el uso del internet. El aumento del tráfico fue un campo abonado de oportunidades para los piratas informáticos. Los usuarios, lejos de su ámbito de trabajo habitual, se convirtieron en mucho más vulnerables. 

El fraude del ceo es una modalidad de estafa delictiva que consiste en el engaño a un empleado normalmente de alto rango del área financiera y contable de la empresa con los permisos necesarios para acceder a los portales bancarios y realizar transferencias, recibe un correo electrónico, supuestamente de su jefe, ya sea su CEO, presidente o director de la compañía. En este mensaje le pide ayuda para realizar una operación financiera confidencial y urgente. Si el trabajador no se percata del engaño puede revelar datos sensibles a los estafadores o directamente transferirles fondos. Tomado del articulo El fraude del CEO. Cómo detectarlo y prevenirlo 

Oto tipo de fraude muy común en estos días es el espionaje corporativo también llamado espionaje empresarial, consiste en robar información sensible de una empresa, independientemente de su tamaño. Si bien la información sensible de una empresa puede ser comercial (datos de clientes) o estratégica (recursos humanos), la que suele ser objeto de robo es la industrial (marcas, patentes o procesos), ya que se trata de un bien intangible cuyo filtrado podemos tardar años en detectar. Tomado del articulo Espionaje corporativo: qué es, equipos y contramedidas 

El Malware Bancario, este último es un programa malicioso que puede dañar a cualquier tipo de software mediante acciones perjudiciales a un sistema informático de forma intencionada (al contrario que el “software defectuoso”) y sin el conocimiento del usuario (al contrario que el “software potencialmente no deseado”), por lo tanto, el malware bancario es el que está diseñado para robar credenciales y contraseñas bancarias de los usuarios. Pueden ser troyanos que están presentes en equipos de escritorio o dispositivos móviles, por ejemplo. Son softwares maliciosos que de una u otra forma tienen el objetivo de robar nuestras cuentas bancarias. 

Esta nueva estrategia tiene especial éxito en ataques a empresas, que manejan datos confidenciales de clientes y no quieren que estos datos acaben publicándose en Internet. En definitiva, el 2020 fue el año del malware bancario para Android y del ransomware en escritorio, y en 2021 esta tendencia sigue, ya que el ransomware es el malware que da más beneficios al mismo tiempo que es de los más sencillos de desarrollar. Tomado del articulo Malware bancario. 

Las empresas deben ser consientes que estos tipos de fraude pueden presentarse en cualquier momento, por tal motivo a nivel humano, es importante formar y concienciar al equipo de trabajadores sobre los riesgos existentes y la mejor forma de evitarlos.  

Esto motivará un cambio cultural que deberá enfocarse a la protección de la información como hábito de trabajo, manteniendo sus equipos protegidos y estableciendo procesos de seguridad contra el fraude. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *