La visión artificial y los ciberdelincuentes

La visión artificial es el análisis de imágenes del mundo real para convertirlas en información numérica y así poder ser tratados desde un computador, con el objetivo de conseguir el desarrollo de estrategias automáticas para el reconocimiento de patrones complejos en imágenes de múltiples dominios.  

La robótica es el que más ha aprovechado esta tecnología, la cual provee cierta autonomía a los robots dejando que puedan reconocer con precisión la localización de los objetos y su entorno para evitar colisionarse contra ellos. Pero esta tecnología no se limita ahí y son muchos los que quieren saber de ella e implementarla en sus industrias o trabajos, es el caso de los ciberdelincuentes quienes vieron en esta tecnología un nuevo y buen mecanismo para cometer actos ilícitos. 

Las tecnologías que están usando, según lo indican los expertos, son cada día más robustas, por ejemplo, una herramienta puede resolver un Captcha usando técnicas de visión artificial, esto con el fin de poder realizar ataques de relleno en páginas web y cometer fraude de una manera más simple y efectiva para ellos.  

Según se informa los grupos de ciberdelincuencia están cada vez más organizados y es que en los últimos meses se han encontrado foros clandestinos donde estos actores se comparten tácticas, técnicas y procedimientos de ataque, entre los temas más mencionados dentro de estos grupos es la visión artificial la cual es una tecnología en auge para ellos y en la que ven una posibilidad de cometer actos ilícitos con menores margenes de error.  

Estos foros permiten que cibercriminales pequeños sin mucho conocimiento conozcan a los de mayor experiencia y en donde aprenden a cometer estos actos de la mano de expertos quienes comparten sus conocimientos con los más recientes adeptos, y esto es lo que está pasando con estas nuevas tecnologías. 

“Los ciberdelincuentes están eludiendo las herramientas de detección con facilidad, simplemente modificando sus técnicas. Observamos un aumento en el software malicioso que se distribuye mediante tipos de archivos poco comunes como los archivos JAR que se usan para reducir las posibilidades de ser detectado por escáneres anti-malware”, comenta Holland. “Los mismos viejos trucos de phishing siguen atrayendo a las víctimas con señuelos que incluyen temas de transacciones y convenciendo a los usuarios de hacer clic en archivos adjuntos, enlaces y sitios web maliciosos.” Revista Click 

Las técnicas que están ayudando a protegernos de los cibercriminales son las mismas que estos están usando estos para poder acceder a datos, cuentas bancarias y otros datos relevantes. Por lo que los encargados de seguridad de los bancos y empresas tienen una labor más rigurosa que realizar para poder estar un paso adelante.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *