¿Cuáles son los principales desafíos que presentan las FINTECH con respecto al fraude?

La apertura de la “burocracia bancaría” ha sido de gran beneficio para muchos usuarios que ven en estas soluciones una luz verde a poder entrar a la bancarización, ahora cualquier persona puede acceder a una cuenta y hacer uso de ella cumpliendo requisitos mínimos. Pero lo que creo una mayor simplicidad a los usuarios abrió un portillo para el fraude por este medio.

Con los cambios ocurridos entre el 2020 y 2021 se vio un acelerado incremento de las transacciones bancarías, esto porque tanto comercios como usuarios han aumentado su confianza en utilizar medios digitales para el pago y realización de transacciones. Este cambio acelerado de tarjetas a medios digitales ha elevado el riesgo de fraude.

Estos factores han llegado a tener un efecto en las Fintech y es por lo que en este blog se hablará de los principales problemas que enfrentan estas entidades para mantener a sus usuarios a salvo de los fraudes.

En los fraudes vemos desde el robo de los datos personales de usuarios, crear cuentas a nombre de terceras personas para así tener acceso a los servicios que ofrecen las instituciones (tarjetas de crédito, financiamiento, prestamos, etc.). La principal incógnita para algunos usuarios es saber cómo los cibercriminales obtienen los datos, la respuesta a este interrogante es que existen muchos métodos para obtenerlos y que día con día estos métodos son más sofisticados.

Principales problemas que se enfrentan las FinTech

  1. Monitoreo de la gestión de riesgo, como mencionamos en el último año las situaciones mundiales cambiaron y muchos de los colaboradores, aún, se encuentran laborando desde sus hogares, esto genera algunas distracciones en el monitoreo del riesgo.
  2. Fallas de seguridad en los sistemas de autenticación de usuarios, cada día son más las tecnologías que aparecen para poder crear patrones de autenticación más robustos, pero muchos de estos, como mencionamos, son muy nuevos y se implementan en muchas de las Fintech sin tener un control de la efectividad una vez sale para el uso de los usuarios presentando fallas de seguridad que comprometen la información de los usuarios
  3. No contar con herramientas de monitoreo, algunas de estás FinTech, por su volumen de transacciones, aún no cuentan con herramientas que les ayude a mitigar el riesgo de lavado y fraude haciendo que estén expuestos a las amenazas de los delincuentes bancarios.

Cómo las Fintech pueden bajar el riesgo del fraude

  1. Campañas de concientización de usuarios, la falsa confianza que da usar un medio por tanto tiempo ha hecho que muchos usuarios piensen que el saber usarlo los hace expertos del mismo y no tomen las precauciones debidas para poder prevenir el fraude.
  2. El uso de Big Data para detectar actividades sospechosas, herramientas como Big Data pueden contribuir a identificar movimientos sospechosos, permitiendo intervenciones específicas para evitar fraudes en los bancos digitales y reducir pérdidas.

Puede interesarte: Big Data para la protección de la banca

  1. Adopción de múltiples capas de seguridad para la autenticación de usuarios, otra forma de prevenir el fraude en las Fintech es la adopción de múltiples capas de seguridad para la autenticación de usuarios.
  2. Uso de Inteligencia Artificial y Machine Learning para identificar usuarios, ambas tecnologías se pueden utilizar para identificar a los usuarios a partir del reconocimiento de patrones de flujo de la red y el análisis de historiales de datos a través de geolocalización, firmas y otras fuentes, contribuyendo así a identificar tendencias y detectar fraudes.

Leer también: Fraude interno y el Machine Learning

La misma practicidad que generó este fenómeno, también facilita la acción de los estafadores, que siempre están buscando brechas para aplicar sus estafas. En este contexto, la tecnología puede ser un gran aliado en la lucha contra el fraude en la banca digital, de la misma forma que puede contribuir a gran escala a la optimización de las operaciones de tu empresa.

 

Fuente: Deloitte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *