Los bienes raíces y el lavado de dinero

Desde hace mucho tiempo ha sido de conocimiento público que los bienes raíces siempre han estado en la mira de las agencias antilavado, siendo esta forma una de las favoritas de los criminales para lavar sus activos, pero qué es lo que la hace tan atractiva y por qué a pesar de su conocimiento aún no se ha podido erradicar esta problemática; en este blog trataremos de ahondar en el tema y poder conocer los principales factores que hacen tan atractiva esta forma de lavado de dinero.

Según datos de la ONU está forma de lavado supera el 2% del PIB global, siendo una de las problemáticas más grandes con respecto a este tema, y es que los bienes de lujo y las operaciones financieras que rodean está industria son las preferidas para realizar estas acciones.

Los lavadores solicitan asesoría legal para colocar los activos fuera del alcance, y así evadir responsabilidades: pueden intentar confundir o disfrazar a través de la formación de fideicomisos; pueden usar las transferencias de propiedad para servir como cobertura para transferencias de fondos ilegales; y utilizar a contadores para realizar operaciones financieras en su nombre o como intermediarios.

Esas transacciones se realizan en distintas plazas. El dinero incluso se saca del país, con el nombre de una empresa que se dedica a la inversión inmobiliaria, por ejemplo, y luego regresa con otra connotación, donde no es tan susceptible de ser detectado e investigado.

En todo el mundo, los gobiernos han intentado una variedad de políticas para frenar la compra de propiedades de lujo por parte de empresas criminales. Muchos de los países perfilados han visto un aumento masivo de dinero lavado en bienes raíces y han tomado medidas. Aquí hay un resumen de las reglas de lavado de dinero que usan los gobiernos para administrar las compras de bienes raíces en todo el mundo.

La mayoría de las legislaciones antilavado de América Latina ya han incorporado las directrices del GAFI. Sin embargo, aunque el sector de la construcción e inmobiliario es sujeto obligado, el único país de esta región donde las empresas (únicamente personas jurídicas) están reportando es el Ecuador. Las constructoras desde el 2013 Las inmobiliarias (en las que se incluyen promotoras, centros comerciales, empresas de administración de bienes) desde julio de En el caso de Colombia solo lo hacen las empresas de este sector que tengan un capital social mayor a US$90 millones, que para el efecto probablemente sean muy pocas.

Es importante identificar el origen de los fondos en el sector inmobiliario: Por datos de prensa se conoce que el lavado de dinero producto del narcotráfico privilegia la compra de haciendas agrícolas para de esa manera no solo legitimar ganancias sino utilizar las propiedades para la siembra, procesamiento, refinamiento y exportación de las sustancias ilegales.

Cuando el inmueble está adquirido con dinero de origen ilícito, sus dueños darán facilidades a los terceros interesados en comprar: crédito propio, permutas, figuras como anticresis. En el sector turístico: paquetes all inclusive a bajo precio; bajos precios, facilidades de pago con financiamiento directo.

Fuente: Mansión Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *