¿Cómo las organizaciones pueden proteger a sus clientes? Y a ellas mismas

La penetración del comercio electrónico en EE. UU. alcanzó un máximo histórico en 2020, llegando al 21,3% de las ventas minoristas. Pero con este crecimiento, también viene una mayor amenaza de fraude digital.

Muchas veces los usuarios hacen comparas que con el tiempo no recuerdan y es que esto es cada vez más común, ya que en los últimos dos años la penetración ha crecido de manera sin precedentes. Según Digital Commerce 360, la penetración del comercio electrónico en EE. UU. alcanzó un máximo histórico en 2020, llegando al 21,3% de las ventas minoristas, un 5% más que el año anterior. Pero con este incremento del comercio electrónico también viene una mayor amenaza de fraude digital.

A medida que los consumidores van adaptándose más a las compras y el consumo en general de manera digital, los estafadores ven su oportunidad de tomar ventaja, adaptando sus técnicas y métodos para desviar el dinero de los consumidores y aprovechar aquellos lugares donde se encuentra el mayor tráfico de usuarios.

A pesar de que los usuarios conocen que existe un riesgo en realizar compras o transacciones de manera digital, esto no toman ninguna medida de seguridad a la hora de realizar compras de manera online, ya que ellos confían en el vendedor para completar la transacción y mantener segura su información financiera y personal como parte del proceso, sin tener que pensarlo dos veces. Y en el caso de que un consumidor sea víctima de un fraude, puede resultar en la pérdida de un cliente de por vida.

Pero la realidad es que muchas empresas no se dedican a gestionar el fraude. Y muchos están luchando por mantenerse al día con las amenazas cambiantes de los estafadores y la necesidad de mantener sus propias operaciones comerciales en movimiento y creciendo al mismo tiempo.

Una nueva investigación muestra cuánto está costando realmente el fraude a las empresas. Según un estudio reciente del Ponemon Institute y nuestra empresa, muchas organizaciones luchan por proteger su negocio contra transacciones fraudulentas en línea. De las más de 600 personas encuestadas, 65% señaló el aumento en la sofisticación de los estafadores como el desafío número uno que enfrentan para mitigar el fraude financiero en línea. Esta dificultad se ha visto exasperada tanto por la necesidad de transformación digital como por Covid-19. Según el estudio, si bien las organizaciones reconocen la necesidad de que la transformación digital siga siendo relevante y competitiva, el 81% dijo que ha provocado que sean más vulnerables al fraude en línea.

  1. Concéntrese en prevenir el fraude por devolución de cargo. Las devoluciones de cargo son a menudo un costo de hacer negocios, pero la aparición de desafíos de envío y logística a través de la pandemia, así como los cierres de viajes, resultaron en aún más devoluciones de cargo. Si bien muchos de estos eran legítimos, muchos otros contracargos fueron el resultado de actividades fraudulentas. Las soluciones de protección de contracargos pueden ayudar a una empresa a gestionar automáticamente las disputas y recuperar tiempo y dinero. Las empresas también deben implementar métodos de verificación sólidos que puedan verificar si la información de facturación que ingresa un cliente coincide con la información de facturación archivada con el emisor, por ejemplo, así como marcas automáticas para pedidos inusuales, como un pedido con una gran cantidad del mismo producto.
  2. Utilice el Machine Learning. Las empresas pueden aprovechar el ML (aprendizaje automático) para ayudar a detectar y mitigar el fraude en tiempo real. Muchas herramientas en el mercado también brindan a las empresas la capacidad de personalizar sus soluciones contra el fraude en función de sus necesidades. Esto las ayuda a adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado y los comportamientos de compra de forma rápida y ágil. Como se demostró el año pasado, el mundo puede cambiar en un instante.
  3. Colabora. La protección contra el fraude no debería hacerse de manera individual. La priorización de la protección de las transacciones en línea debe hacerse en asociación con expertos internos y socios de la industria. La colaboración puede mejorar el tiempo de detección y, en última instancia, reducir los costos financieros y de marca.
  4. Escuche. Proporcione un foro dedicado o un canal de contacto donde los clientes puedan informar comportamientos sospechosos o experiencias cuestionables en su plataforma. A menudo, se identifican varios tipos de fraude a través de consejos para los clientes, así que asegúrese de que sus clientes tengan una forma de informar cualquier problema o inquietud.
  5. Manténgase alerta. Por último, y lo más importante, hay que reconocer que los malos actores y los estafadores son una constante y siempre estarán evolucionando sus técnicas para evadir los sistemas de defensa. Manténgase informado sobre las últimas tendencias y desarrollos de políticas y tenga en cuenta que siempre puede surgir un ataque o una vulnerabilidad.

Al final del día, reducir la exposición al fraude puede aumentar en gran medida las tasas de autorización y conversión de una empresa y crear clientes leales para toda la vida.

Fuente: Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *