¿Cómo evoluciona el fraude en México?

A nivel mundial, el Fraude Financiero ha evolucionado con el transcurrir de los años, adoptando nuevas tácticas, cada vez más sofisticadas con el uso de la tecnología; las víctimas son usualmente aquellas personas que no toman medidas de seguridad con sus datos personales y financieros.

Por ejemplo, en los años ochenta, el fraude con tarjetas era un delito cometido por criminales que robaban físicamente los plásticos. Para 2015, el sistema delictivo se diversificó y dio paso a las redes globales de hackers, quienes ya no requieren quitarte tu cartera, ya que su mercado son todas aquellas personas que realizan transacciones, ya sea en una terminal punto de venta, cajeros automáticos o compras por internet.

Desafortunadamente, la mayoría de los fraudes son ocasionados por descuidos de los propios usuarios, de ahí la importancia de estar informados sobre las medidas para la protección de tus datos personales y financieros, ello con independencia de las acciones que las propias Instituciones Financieras están obligadas a realizar en materia de seguridad, conforme a las disposiciones normativas y el avance tecnológico.

¿Cómo ha aumentado el fraude en México?

En nuestro país el fraude ha evolucionado de manera importante, pero ¿cómo identificar un posible fraude?, se puede llegar a determinar un delito cuando se involucran diversos factores:

  1. Robo o extravío del plástico. En muchos comercios no se valida la firma autógrafa con alguna identificación, por lo que es fácil hacer compras a tu nombre.
  2. Clonación de la banda magnética. Los criminales extraen los datos que contiene la tarjeta para hacer compras por internet. En muchas ocasiones solo requieren de 3 datos para hacer una operación por internet (16 dígitos de la tarjeta, fecha de vencimiento y código de seguridad CVV2).
  3. Transferencias electrónicas o retiros no reconocidos entre cuentas bancarias.
  4. Robo de identidad y falsificación de datos personales, es decir, contratar productos y servicios financieros a tu nombre, sacar un crédito con una institución con la cual no tienes relación, entre otro tipo de casos.
  5. Fraudes en cajeros, ya sea clonando los datos del plástico, hasta las malas prácticas de personas que se hacen pasar por asesores y que su objetivo es robar tus datos financieros.

Fuente: CONDUSEF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *